Santa Cruz de Tenerife
CONSTITUCIONAL

PSOE y PP propondrán cada uno 2 candidatos y otro de consenso

EFE, Madrid
29/jul/08 7:06 AM
Edición impresa

El PSOE y el PP propondrán dos candidatos cada uno para renovar a cuatro miembros del Tribunal Constitucional (TC) cuyo mandato está agotado y un quinto de consenso que ocupará la vacante por el fallecimiento del magistrado Roberto García Calvo, del sector conservador.

Esta fórmula para desbloquear la renovación del TC fue alcanzada el 23 de julio por Zapatero y Rajoy en la cita de la Moncloa, según aseguraron ayer fuentes conocedoras del contenido de la reunión. La pretensión de ambas fuerzas es que se cierren en septiembre tanto este acuerdo como el logrado para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En el caso del TC, los cuatro nombres a repartir entre PSOE y PP, entre ellos el de su presidente, deberán ser designados por el Senado, y siguiendo el nuevo sistema avalado por esta institución, a propuesta de los parlamentos autonómicos.

Por ello, si las Cámaras autonómicas hacen llegar al Senado sus candidaturas con prontitud, podrá dar tiempo a culminar la renovación antes de octubre.

Y es que Zapatero y Rajoy también llegaron a otro pacto, de carácter técnico, la semana pasada: la designación de los cuatro candidatos correspondientes al Senado y del sustituto de García Calvo, en el Congreso, deberá votarse en sendas sesiones la misma semana.

Equilibrio

Las fuentes insistieron en que el magistrado que ocupe la vacante de García Calvo, que pertenecía al sector conservador, deberá ser "de consenso". Antes, la composición del TC estaba "equilibrada" con seis magistrados del sector progresista, incluida la presidenta -con voto de calidad- María Emilia Casas; y seis conservadores.

La renovación afectará a Casas y a tres representantes del sector conservador: el vicepresidente Guillermo Jiménez y los magistrados Vicente Conde y Jorge Rodríguez-Zapata. Habría así seis miembros del sector progresista, cinco del conservador y uno de consenso.

Zapatero y Rajoy también acordaron cerrar en septiembre la renovación del CGPJ, pendiente desde hace veinte meses, pero en este caso las fuentes se resisten a hablar de "cuotas" de reparto entre partidos.

En este sentido, advierten de que no está completamente cerrada la ecuación más manejada y que consiste en que el PSOE proponga nueve vocales, los mismos que el PP; los otros dos se distribuirían entre otras fuerzas políticas, presumiblemente uno para CiU y otro para el PNV.