Jornada Deportiva

Cyril Dessel, inteligente y rápido, gana el segundo asalto alpino

El ciclista francés fue el gran triunfador de la decimosexta jornada del Tour de Francia. El maillot amarillo lo mantiene Franck Schleck. Los españoles dieron lo mejor de sí, Carlos Sastre es cuarto en la general, Valverde es octavo y a David Arroyo, tercero en la etapa, le faltó fuerzas para ganar tras un buen descenso.
EFE/ Jausiers
23/jul/08 1:51 AM
Edición impresa

El francés Cyril Dessel, del Ag2r, se adjudicó la segunda etapa alpina disputada entre Cuneo y Jausiers. Una jornada en la que Frank Schleck, del CSC, mantuvo el jersey amarillo y su compañero español Carlos Sastre pasó al cuarto puesto de la general.

Dessel, se impuso por velocidad en un esprint entre cuatro a su compatriota Sandy Casar (Francaise), el español David Arroyo (Caisse D'Epargne) y el ucraniano Yaroslav Popovych (Silence), los supervivientes más destacados de la fuga de la jornada.

Franck Schleck llegó con el maillot amarillo a buen recaudo a 1.28 del ganador junto a su hermano Andy, Carlos Sastre, Berhnard Kohl, Cadel Evans, Alejandro Valverde y Damiano Cunego. Faltaba Denis Manchov, el perjudicado de la jornada con un "regalo" de 35 segundos a sus rivales directos. Peor le fue a Vandevelde, que cedió 4 minutos, por lo tanto primer eliminado en los Alpes. Esto permitió a Sastre pasar del sexto al cuarto lugar, a un paso del cajón, a 49 segundos del líder y Alejandro Valverde y Samuel Sánchez adelantaron una casilla. No cambiaron los puestos de honor, y Frank Schleck sigue al frente, seguido del austríaco Bernhard Kohl, a 7 segundos, y el australiano Cadel Evans, tercero a 8.

La primera gran oportunidad para los escaladores no convirtió el asfalto alpino en un campo de batalla. El CSC sacó la propina de Menchov, pero no logró inmutar a Evans, rival a batir, ni a Kohl, implacable con su maillot de "faralaes" que le acredita como provisional rey de la montaña.

Los ataques no se hicieron esperar camino del Col de la Lombarde, a un ritmo frenético que consumió 49 kilómetros en la primera hora de carrera. Schumacher se despegó del primer grupo en fuga en las primeras rampas del puerto y emprendió su viaje particular a la conquista del primer alto del día.

Schumacher estrenó el inédito Lombarde tras gestionar a buen ritmo los 21 kms de ascenso. Por la cúspide, que puso al Tour de nuevo en Francia, pasó un grupo de 31 corredores con vigilantes de los favoritos a 4 minutos. Allí estaban Voigt y Arvesen del CSC ; Popovych, del Silence; Flecha, del Rabobank; Arroyo y Gutiérez, del Caisse D'Epargne; Zubeldia y Txurruka, del Euskaltel, entre otros. A 9 minutos los actores principales y también con los hombres de Sastre en la proa.

La Bonette Restefond, la carretera más alta de Europa, arruinó al alemán y seleccionó el grupo que iba a luchar por la etapa y por la general. En éste el CSC no logró quitarse de encima a Kolh, Evans y Menchov, y eso que Andy Schleck en un ascenso imperial lo intento con un ritmo asfixiante.

John Lee Augustyn (Barloworld) puso su nombre en el palmarés del Restefond junto al de Bahamontes y Millar, sus únicos conquistadores. Perseguido por Popovych, David Arroyo, Dessel, un especialista en bajadas, y Casar, el surafricano se cayó por un terraplén en el descenso. Susto inmenso.

El espectacular descenso de 24 kilómetros hasta Jausiers no cambió el guión. Dessel con un ataque final obtuvo su primera victoria en el Tour. El español David Arroyo lo intentó, pero le faltó "el remate".

Por detrás los gallos volaron para meterle tiempo a Menchov. El ruso les ha dado pistas para el Alpe D'Huez, la etapa del siglo.