Santa Cruz de Tenerife
JUAN RAMÓN RODRÍGUEZ MARÍN *

Aquí no, pero allí sí

29/mar/08 10:28 AM
Edición impresa

Esa es la conclusión que obtenemos tras la última intervención del diputado en el Parlamento de Canarias y nuevo senador socialista de la isla de La Palma, don Anselmo Pestana, en la Comisión de Política Territorial del Parlamento de Canarias. En dicha intervención puso el punto de mira de su disparadero contra una de las propuestas que el plan territorial especial de la actividad turística de La Palma propone en el municipio de Los Llanos de Aridane, consistente en la posibilidad de desarrollar un sistema deportivo y de ocio, que es tal y como se denomina al campo de golf, en el paisaje de Tamanca. De la misma manera, se manifiesta en una entrevista recientemente concedida a un medio de comunicación mostrando una actitud de rechazo a la posibilidad de desarrollar un campo de golf en Los Llanos de Aridane, afirmando con total impunidad y descaro que, de realizarse éste, debería ser ocupando otro lugar dentro del espacio agrario de este municipio. ¿A qué espacio se refiere? Deja entrever el diputado, y ahora senador socialista, que se trata de suelo rústico de protección agraria, es decir, suelo dedicado al cultivo de plataneras.

Señor Pestana, creo que los cargos públicos no deben atentar contra la inteligencia de las personas, y eso es relativamente sencillo. Basta con que tengamos coherencia en las propuestas que les planteamos. Permítame que le diga que usted en este caso no es coherente. Digo esto porque, por un lado, en la pasada campaña electoral usted se hartó de comprometerse en activar, como senador, propuestas dirigidas a defender y beneficiar todo lo concerniente al cultivo del plátano; y ahora, por otro lado, propone la posibilidad de machacar unas doscientas veinte fanegas de suelo dedicadas a dicho cultivo para hacer un campo de golf.

La verdad es que nos cuesta entenderlo, por no decir que lo que nos cuesta es creer en el compromiso que adquiere como senador de La Palma. Que le quede claro, Coalición Canaria renuncia a la instalación de ese campo de golf si la única solución que nos plantea como válida el Partido Socialista implica la desaparición de doscientas veinte fanegas de cultivo de plataneras. Le recuerdo que lo ha dicho usted y también su compañera de partido en el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, con lo que ello implica desde el punto de vista de pérdida de empleo, paisajístico y cultural, además de ir en contra de lo que establecen las Directrices de la Ordenación del Turismo en Canarias. Con ello lograría lo que se propone el Partido Socialista, que es paralizar todo desarrollo de este territorio y de sus habitantes, en pro del que pueda plantearse fuera de las fronteras de nuestro municipio. Fíjese si tengo claro que lo que pretenden es eso, que en la misma entrevista, cuando se le pregunta por la ampliación que el Partido Socialista pide en el número de camas para el campo de golf de La Pavona, en Breña Alta, pasando de trescientas a novecientas, por un lado juega al despiste o se hace el loco y por otro miente. Se hace el loco diciendo que: no ha estudiado esa opción, que no tiene claro los motivos, etc. Venga, hombre, se le ve el plumero. Digo también que miente porque oculta la verdad. Es cierto que el de Breña Alta no se encuentra en espacio natural, pero no es menos cierto que se encuentra afectado en parte por un LIC (lugar de interés comunitario) y además es una ZEPA (zona especial de protección para las aves), que tienen incluso mayor grado de protección que un espacio protegido.

Llegamos así a la conclusión de que para el Partido Socialista vale aquello de aquí no, pero allí sí. Lo mismo ocurre en Buenavista del Norte, municipio gobernado por el Partido Socialista. Allí sí, allí sí se puede construir un campo de golf enmarcado por el espacio protegido de la cordillera de Teno. Allí sí, claro, allí gobiernan.

Si nos vamos fuera de Canarias, lo mismo ocurre en el Parque Nacional de Doñana, en Huelva, donde existe un campo de golf en Matalascañas. Allí sí, allí gobierna el Partido Socialista. Es por eso por lo que el discurso ecologista del Partido Socialista ya no nos lo creemos. Pero he de decir, en honor a la verdad, que en ambos espacios estos sistemas deportivos y de ocio han logrado una perfecta integración en el paisaje, siendo éste su principal atractivo, permitiendo incluso recuperar valores faunísticos, además de suponer un verdadero revulsivo social y económico mediante la creación de un buen número de puestos de trabajo para los habitantes de esas zonas.

Deben saber las personas que lean este artículo que ésa es la forma de actuar del Partido Socialista y de sus representantes en aquellos lugares donde no tienen responsabilidades de gobierno, es decir, destruir a cualquier coste y paralizar el desarrollo. Así aumenta el malestar social, lo cual entienden que les proporcionará réditos desde el punto de vista electoral. Deben saber igualmente las vecinas y vecinos de Los Llanos de Aridane que uno de los objetivos que Coalición Canaria persigue en la acción de gobierno que realiza en este municipio es buscar una solución de continuidad, no pasajera, para uno de los problemas que más nos preocupa, como es el de alcanzar las mayores cotas de empleo y de bienestar posibles para sus habitantes, amparándonos para ello en la potenciación de nuestros recursos y no nos engañemos, uno de los más importantes consiste en aprovechar las posibilidades que la actividad turística razonable y sostenible nos permite.

Ese es el motivo por el que Coalición Canaria plantea una forma diferente de ver las cosas. Planteamos la posibilidad de "aquí sí y allí también". Es decir, Coalición Canaria cree que los partidos políticos tenemos que hacer un ejercicio de madurez ante la sociedad palmera -ésta nos lo está reclamando-, arrimando el hombro, llegando a acuerdos y empujando todos en el mismo sentido, para que La Palma desarrolle de manera integral los catorce municipios. Pero, por la actitud que le veo al Partido Socialista, no son esas sus intenciones, sino, por el contrario, crispar y dividir a este gran pueblo que es el pueblo palmero. En fin, no seré yo, claro está, quien les juzgue, yo sólo doy mi opinión. Finalmente, quiero aclarar una serie de aspectos que si bien es cierto que pueden resultar complicados, es necesario que la población conozca. En virtud de la Ley de Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias, el Gobierno, se vio obligado a desclasificar el suelo urbanizable del Aridane Golf y pasó a ser rústico de protección territorial, hasta la definitiva categorización que realice el plan especial del paisaje protegido de Tamanca (en trámite). Es decir, será el plan del espacio el que lo ordene estableciendo lo que se podrá hacer teniendo en cuenta un exquisito grado de protección de los diferentes valores ambientales presentes. No en vano los diferentes acuerdos adoptados por la CUMAC no han rechazado nunca el proyecto por estar en espacio natural, sino que exigen la adaptación a los fines de protección del espacio. No existe normativa contraria a recoger una instalación de campo de golf en un espacio natural (ejemplo, Bandama, en Gran Canaria). Queda claro que para el Partido Socialista, vale aquello de aquí no, pero allí sí.

* Alcalde de Los Llanos de Aridane