La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

El PEP prevé arrinconar el centenario estanque de los patos de la Catedral

Este popular elemento de la plaza del templo catedralicio cumple cien años de historia y siempre ha sido, más allá de agresiones puntuales, un lugar especial para los niños e, incluso. adultos. El ayuntamiento, por ahora, no ha decidido celebrar la efeméride, pero contempla trasladar el estanque a un lugar secundario.
D. BARBUZANO, La Laguna
6/feb/08 18:50 PM
Edición impresa

Uno de los lugares más populares de la plaza de la Catedral es el estanque de los patos, que este año cumple un siglo de construido y para el que el Plan Especial de Protección del Casco (PEP), de cumplirse lo que dice su texto ya aprobado, le tiene preparado el "cruel regalo" de trasladarlo más allá de donde está para que ocupe un lugar secundario y que su espacio sea recuperado para que la gente pasee.

Al parecer, esto es lo mejor que le podrá pasar al estanque, pues vecinos del casco y representantes de asociaciones culturales manifiestan que "menos mal que la señora Cerrillos, responsable del Plan, no lo hizo desaparecer -aún podría pasar- por considerarlo que no está acorde con el entorno. Una manera de actuar que atenta contra el sentimiento de muchos laguneros y de los arquitectos municipales que lo diseñaron en el pasado con el objetivo de que tuviera futuro, como una herencia para los niños de la actualidad".

El estanque de la plaza de la Catedral, desde hace un siglo, ha congregado a su alrededor a numerosos niños atraídos por ver nadar a las citadas aves y verlos felices al darles de comer migas de pan o los granos de millo tostados, comprados en los kioscos de la plaza.

Dado que en abril este estanque cumple un siglo, sectores sociales laguneros consultados por este periódico destacan que el Ayuntamiento de La Laguna debería conmemorar la fecha con un acto, no sólo para los más pequeños, sino también para los más grandes, pues en el pasado también los patos fueron para ellos unas aves muy especiales que incluso han inspirado al poeta: "Por encima del agua helada,/el patito se resbalaba./Por encima del agua dura,/ el patito de La Laguna".

Dado que se ha comentado que el estanque de los patos podría desaparecer o ser cambiado de lugar el día que la plaza de la Catedral sea remodelada, como dicen defensores acérrimos de la ciudad, "el ayuntamiento no debe hacer que esta importante plaza sea el patito feo, que bastante sufre con la dejación que el Gobierno central está teniendo con su Catedral".

Esta plaza se la conoce como la de Los Remedios, La Catedral, Fray Albino y de Los Patos por la presencia de unas aves que, a lo largo de la historia, han sido objeto de robos o malos tratos. Por ejemplo cabe destacar que el día 6 de abril de 2006, un total de 11 patos murieron por envenenamiento, según informó un técnico del Gobierno de Canarias al recogerlos. Pasado un tiempo, dicho organismo, tras la autopsia de las aves, informó de que la muerte fue a consecuencia del ataque de dos perros, aunque una buena parte de la sociedad lagunera, incluido el PSOE, mantiene la tesis de un supuesto envenenamiento y que en su agonía fueron atacados, porque de lo contrario alguno de ellos hubiera escapado.

Un lugar de felicidad

El concejal de Jardines, Plácido Mejías, dijo que le quedaba la pena de que siempre el estanque de la Catedral ha sido objeto de gamberradas, como cuando echaron aceite o ácidos que repercutieron en el plumaje y vida de los patos. Aseguró que "en La Laguna tenemos un especial sentimiento por el estanque de la plaza de la Catedral y por ello volveremos a poner en el mismo a otros patos, sobre todo por la felicidad que despiertan en los niños que a diario los visitan".

En su día, el portavoz del Grupo Socialista, Javier Abreu, señaló que "cuando la discusión del PEP, la señora Cerrillos y la alcaldesa Ana Oramas pretendían que la fuente y los patos desaparecieran. Sobre ello hay que destacar que en el Plan Especial de Protección del Casco se dice, en el apartado de problemas, que "el estanquito de los patos y la pequeña casita de albergue de los animales se perciben como un elemento fuera de contexto, sin espacio ni para los patos ni para las personas".

Sobre la historia del estanque de los patos de la plaza de la Catedral hay que destacar que el 17 de enero de 1908, los señores Reyes y Buergo propusieron hacer unos jardincillos de plantas y flores, ya que se constató que la población estaba muy ilusionada en que se ornamentara la plaza "más céntrica y concurrida de la ciudad".

De los pocos datos existentes sobre este estanque, cabe destacar que el 18 de octubre de 1937, el arquitecto municipal Javier Felip Solá propuso quitar las barandas que tenía dicho espacio para los patos. La profundidad del agua fue mucho mayor que la actual como se desprende del informe de dicho técnico, que propuso que tuviera un máximo de 50 centímetros, pavimentándose el piso de cemento sobre afirmado de hormigón. También mandó a construir unos muretes de poca altura que delimitaran el estanque, revestidos de azulejos policromados, por entender que resultarían más en armonía con la "severidad del estilo de la fachada de la Catedral".