Santa Cruz de Tenerife
COMENTARIO DE EL DÍA

El mayor problema para los canarios

13/oct/07 2:08 AM
Edición impresa

EL CENTRO de Investigaciones Sociológicas viene a decirnos en su última encuesta algo que ya venimos proclamando aquí desde hace mucho tiempo y que se palpa en la calle sin necesidad de preguntar, basta con oír las conversaciones: que la inmigración irregular o ilegal es el primer problema para los canarios, no así para otros territorios del Estado. Esperemos que estos datos del CIS sean ya concluyentes para que se calle tanto plumilla de esos medios de comunicación fracasados que hay en Tenerife que responden con su habitual letanía de acusaciones de racismo y xenofobia a las expresiones de alarma, malestar o crítica de quienes no piensan como ellos en este asunto. Esperemos, también, que sean conscientes de que, al actuar así, van contra la forma de pensar, los intereses y hasta los sentimientos más profundos de las personas a quienes intentan vender su producto (he ahí la explicación de su tremendo fracaso, entre otros factores); y de que están solos, aunque el imperio de lo políticamente correcto impida a muchos decir públicamente lo que piensan y estos plumillas interpreten esos silencios como adhesión a sus posturas irresponsables, que se resumen en un "que vengan todos los que quieran".

Por cierto, ya que tan buenos samaritanos se consideran, ¿por qué no empiezan por organizarse entre ellos, crean una asociación, o cualquier otro tipo de entidad, y velan por los inmigrantes irregulares, dándoles cobijo en sus propias casas, o en otras que ellos financien, a salvo de las incomodidades de los centros de internamiento? Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Resulta mucho más cómodo atacar a quienes señalan que Canarias tiene un problema por la afluencia desmesurada y repentina de gentes a las que hay que buscar un espacio, dar un sustento y procurar unos servicios públicos que ya son escasos y mal dotados para los propios naturales del país, que hacer algo real por esas personas a quienes tanto dicen apreciar. Queda muy "progre" acusar de racista y xenófobo a quien se atreve a decir en alto lo que está mal visto. A ver con qué argumentos lo hacen ahora que saben que es preocupación mayoritaria de los canarios. Porque suponemos que ellos sí creen a pies juntillas en el CIS, que está a las órdenes del Gobierno central. Nosotros creemos que, por eso mismo, sus mediciones son poco fiables. Pero con la inmigración no se pueden hacer juegos malabares con las cifras: es notorio que al ciudadano de estas Islas le agobia una presencia tan abrumadora.