Canarias

La superficie edificada en Canarias ha aumentado más de un 54% en 15 años

Cada dos días cae bajo el cemento en el Archipiélago una superficie equivalente a más de un campo de fútbol. Fuerteventura es, con diferencia, la isla que más ha sufrido este proceso, seguida por Lanzarote y Tenerife. En esta isla destacan Adeje y San Miguel de Abona.
E.C., S/C de Tenerife
25/jun/06 12:38 PM
Edición impresa

Sólo el 40 por ciento de las 743.504 hectáreas de extensión del Archipiélago se pueden urbanizar, ya que el resto son espacios naturales, zonas con fuerte pendiente o por encima de los 1.200 metros de altitud no aptas para ser ocupadas. En ese terreno restante, la presión urbanizadora en los últimos años ha sido feroz, y desde 1997 al año 2002 la superficie que ha quedado sepultada bajo el cemento ha pasado de 6.476 hectáreas a 9.976, lo que supone un incremento del 54 por ciento. En la práctica, eso supone que cada menos de dos días queda ocupada por edificios una superficie equivalente a un campo de fútbol.

Así se desprende de un estudio sobre la evolución de la superficie edificada en Canarias que elaboró el año pasado la empresa pública Grafcan, que excluye elementos de naturaleza hidrográfica o asociados a invernaderos, aunque sí computa naves industriales o cobertizos.

La presión urbanizadora ha sido especialmente elevada en la isla de Fuerteventura, con un crecimiento de planta alojativa turística enorme en los últimos años, que a su vez ha provocado un gran aumento de la población y, por tanto, de las necesidades residenciales. En 17 años, su superficie edificada ha aumentado un 169 por ciento, pasando de 233 a 628 hectáreas. En algunos municipios se ha incrementado hasta un 270 por ciento. Ha crecido también mucho, aunque en comparación con Fuerteventura parezca poco, Lanzarote, con casi un 60 por ciento, mientras que Tenerife está en tercer lugar, con un 51 por ciento.

Por provincias, no obstante, el incremento ha sido mucho mayor en la de Santa Cruz de Tenerife, que ha pasado de 2.767 hectáreas edificadas en 1997 a 4.868 en 2002, un 75 por ciento más, mientras que en Las Palmas la diferencia es del 37 por ciento.

La evolución ha sido constante en los últimos años, y si de 1987 a 1996 aparecieron 1.910 hectáreas nuevas edificadas, desde entonces hasta 2002 fueron 1.586.

Por municipios

El análisis de los resultados que ofrece Grafcan por municipios es todavía más llamativo, ya que se ponen de manifiesto además unas enormes diferencias por zonas.

En el que más ha aumentado la superficie edificada de toda Canarias es Antigua, con un 270 por ciento en 15 años, seguido de Pájara, con un 241 por ciento (ambos en Fuerteventura); Adeje, con un 194 por cien; San Miguel, con un 172 por ciento, y Tuineje, con un 109 por ciento. En el otro extremo están los municipios grancanarios de Ingenio y Telde, que incluso han reducido el terreno ocupado por edificaciones.

En el caso de las islas occidentales, Grafcan no disponía de los datos en 1987 de La Palma y El Hierro, por lo que la comparación no puede realizarse. En cuanto al resto, además de Adeje y San Miguel, destacan los casos de Arona, Arafo, Granadilla, Candelaria o El Rosario.

En Adeje se ha pasado de 76 hectáreas que estaban construidas en 1987 a 224 en 2002; Arona tenía 153 y ahora 299; San Miguel ha pasado de 37 hectáreas a 102 en 15 años; Candelaria tenía 54 y ahora 101; Arafo ha pasado de 31 a 60; Granadilla de 96 a 173; y El Rosario, de 60 a 110. Cada hectárea equivale aproximadamente a la superficie de un campo de fútbol.

En las zonas donde menos ha crecido la población, como la Isla Baja, es donde menos se ha incrementando la superficie edificada, aunque siempre por encima del 20 por ciento.

Las Palmas de Gran Canaria es el municipio con más población y con más superficie urbanizada, con 1.012 hectáreas en el año 2002. Detrás está La Laguna, con 698 hectáreas; Santa Cruz de Tenerife, con 574, y Telde, con 456. Ninguno de los cuatro, no obstante, están entre los que más han crecido.