Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Corbyn rechaza reunirse con May si no descarta un "brexit" sin acuerdo leer

"La cocaína puede llegar a destruir por completo la nariz de una persona"

El equipo médico de Pablo Furelos afrontará el reto de reconstruir la de la tinerfeña Andrea García, que comenzó a consumir la droga a los 17 años y que, en la actualidad, se encuentra con un grave problema. La operación se realizará en el HUC dentro de unas semanas. Hasta dentro de un año no se dará por terminada.
EL DÍA, S/C de Tenerife
24/nov/05 21:53 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

Pablo Furelos Toral, jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Universitario de Canarias (HUC), hizo hincapié ayer en la necesidad de concienciar, sobre todo a los jóvenes, de los peligros del consumo de la cocaína, que afecta de forma corrosiva a la salud y puede llegar, como en el caso de la paciente que le acompañaba, a destruir por completo la nariz de su rostro.

El equipo médico de Furelos afrontará el reto de reconstruir la de la tinerfeña Andrea C. García, que comenzó a consumir esta droga a los 17 años y que, en la actualidad, se encuentra con un grave problema al tener esta parte de la cara totalmente destruida, lo que ha sido motivo para no ser admitida en algunos puestos de trabajo, además de que al llevarla tapada con un esparadrapo, sólo puede respirar por la boca.

El doctor destacó la valentía de Andrea "por el valor que ha tenido al dar el paso de presentarse públicamente, con el fin de hacer reflexionar a la gente de los peligros evidentes del consumo de cocaína".

"Nuestro objetivo es dejar claro que la juventud recibe un mensaje engañoso y cae en el consumo de la cocaína sin saber los peligros a los que se enfrentan, sobre todo porque se dejan llevar de que esta droga es síntoma de fama o de ser rico", explicó el doctor.

El facultativo precisó que la operación de Andrea comenzará en un par de semanas, "aunque será necesario realizar varias intervenciones y, hasta dentro de un año, no se podrá dar por finalizado el trabajo, debido a que es bastante complicado".

Furelos Toral señaló que el paso que ha dado Andrea va a tener una repercusión nacional.

"No es un experimento, sino una operación pionera y difícil, pero con éxito asegurado".

Explicó que este caso es peculiar, "al ser poco frecuente la pérdida total de la pirámide nasal, como ha ocurrido con Andrea, que no tiene ningún tejido en la parte posterior de la nariz, lo que constituye un gran reto para el equipo médico".

Furelos precisó que la nariz "es una estructura aérea que se proyecta en la cara y que una de las partes de mayor dificultad al reconstruirla es la punta".

Asimismo, indicó que existen varias causas por las que se puede llegar a perder la nariz, como por ejemplo, a causa del cáncer, por un accidente o, como el caso de su paciente, por esnifar cocaína. No obstante, "este caso es muy particular y ha sido fruto de debates en el HUC y en congresos internacionales", tal y como expuso Furelos, quien aseguró que, si hace falta, "contaremos con la ayuda de los mejores especialistas del mundo para que colaboren con nosotros".

Andrea acudió al HUC en septiembre de 2001. Desde entonces se está estudiando su caso y el próximo mes comenzará la ansiada operación para que su rostro vuelva a tener un aspecto normal.