La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Celaá sobre el Consejo de Ministros en Barcelona: "No tenemos nervios" leer

La oposición de los directivos no impide el desalojo y derribo del Club Arguijón

Los servicios municipales del Ayuntamiento lagunero, de acuerdo con lo que disponía una orden judicial, procedieron ayer al desalojo y derribo de la sede del Club Deportivo Arguijón, en La Cuesta, para continuar con las obras de la avenida de Los Menceyes. Aunque acudió la Policía, reinó la normalidad.
D, BARBUZANO, La Laguna
30/oct/04 14:48 PM
Edición impresa

Los servicios municipales del Ayuntamiento de La Laguna procedieron ayer al desalojo y derribo de la sede del histórico Club Deportivo Arguijón, una operación que congregó a directivos de dicha sociedad y a vecinos del barrio de La Cuesta, quienes vieron con tristeza cómo se cerraba el centro en el que tantos buenos jugadores de fútbol han tenido su segunda casa. La Policía Local y Nacional hicieron acto de presencia, pero todo el proceso se llevó a cabo con normalidad y sin incidentes.

En el club se habían congregado unas 20 personas, la mayoría miembros de la directiva del club con su presidente al frente, para evitar el desalojo, pero tuvieron que aceptarlo, muy a pesar suyo, porque prevalecía la orden dictada por el juez. La rabia y la tristeza hicieron acto de presencia en más de uno de los presentes, que incluso vieron cómo el árbol de Navidad artificial era cargado en el camión sin tener la oportunidad de adornar el mes de diciembre.

Mobiliario, objetos del bar, equipajes de fútbol y, lo más importante, cuadros, documentos y trofeos del Club Arguijón fueron transportados a un camión para luego ser colocados en el depósito municipal. "Una pena -dijo el presidente del Club, José Alberto Gil del Castillo- que las pertenencias que reflejan la gloria de nuestro club y su equipo vayan a parar donde se suele ubicar lo inservible, es decir, en el local municipal".

El concejal de Obras e Infraestructuras, Manuel Caballero, estuvo presente en el desalojo y destacó que durante dos años el ayuntamiento ha llevado a cabo una negociación con el Club Arguijón, lo mismo que con todos los afectados por las obras de la avenida Los Menceyes, siendo imposible llegar a un acuerdo. Explicó que en el caso de la antigua estación del tranvía, donde han comenzado las obras del gran centro sociocultural, se llegó a un acuerdo con los numerosos colectivos ubicados en dicho espacio, que concentran a unas 800 personas, y ha sido posible su reubicación para que continúen con su actividad.

Como no se pudo llegar a un acuerdo con los responsables del Club Arguijón, se procedió al desalojo, siendo notorio que el propietario del inmueble -que ya presentaba ruina- ha estado de acuerdo con las acciones llevadas a cabo en el día de ayer por el ayuntamiento.

Una ayuda rechazada

El concejal Manuel Caballero lamentó que el Club Arguijón no haya aceptado una ayuda económica para afrontar el alquiler de un nuevo local, por lo que afirmó que "han perdido una gran oportunidad al gestionar mal el asunto". A pesar de ello, dijo que el ayuntamiento está dispuesto a echar una mano a la sociedad por su historia, y, según añadió, "porque va más allá de lo que son sus actuales directivos. Forma parte de la historia de La Cuesta y de ello son depositarios todos sus vecinos. Deseamos ayudar al club para que se mantenga, pero el problema es que cada vez han ido pidiendo más cosas, creyendo que las arcas del ayuntamiento son inagotables".

El presidente del Club Arguijón, José Alberto Gil del Castillo, criticó que el ayuntamiento lagunero les expropiase su sede sin buscarle otro local donde poder seguir desarrollando su actividad. Sobre la ayuda anunciada por el concejal Manuel Caballero, agregó: "Dónde está el dinero y el local. Todo son palabras y si no se plasma en un papel, nada tiene validez. Queremos que el ayuntamiento se haga cargo del alquiler de un nuevo local y no nosotros. Más adelante queremos que nos asigne un centro para nuestra sede en instalaciones municipales, como puede ser el centro sociocultural de la antigua estación del tranvía".

Con los ojos puestos en el traslado de los diferentes enseres, José Alberto dijo que "hoy es un día triste para mí. Me encuentro como si se hubiese muerto un familiar. Me he criado en este local y ello es difícil de olvidar".

El Club Arguijón se creó en 1940 y ha enaltecido el fútbol en la Isla y fuera de ella.