Vivir

¿Tampoco hoy habrá sitio en la posada?


24/dic/03 0:36 AM
Edición impresa

NO ME RESIGNO. No me resigno a que más de una veintena de acogidos en la Casa de Ntra. Señora de las Nieves, en el barrio de La Piterita, La Cuesta, en San Cristóbal de La Laguna, regido por Cáritas Diocesana, se quede sin sitio en la posada.

No me resigno. Y no puedo olvidarme estos días de una pueblecito, llamado Belén, en el que María dio a luz a Jesús y, después de envolverlo en pañales, "lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada" (Lc 2,7).

No me resigno. Tenemos que ofrecerles sitio. Entre todos: las diversas administraciones, la generosidad de los cristianos, alguna entidad financiera, la iniciativa privada...

Sé de la apertura de no pocas administraciones, en todos los niveles. Sé del esfuerzo inmenso de Cáritas y de su sobria, rigurosa y casi milagrosa gestión. Y sé muy bien que no pueden más, que no llegan a más, por mucho dolor que sientan. Pero no me resigno. Hay que ofrecerles sitio a esos acogidos. No podemos repetir hoy nosotros aquella negativa respuesta del posadero. Hay que ofrecer sitio hoy a Cristo, que viene a nuestro encuentro en los pobres y necesitados.

Desde esta sensibilidad escribo estas líneas. No para felicitar la Navidad, sino para pedir no sé si justicia o, al menos, caridad. Si las diferentes administraciones garantizan básicamente el mantenimiento, dentro de la sobria y rigurosa gestión de Cáritas, tal y como lo están hablando responsables de dichas administraciones con los responsables diocesanos de Cáritas, los católicos de nuestra diócesis, con la cooperación de cualquier otra persona de buena voluntad que no debiera faltar en este proyecto de Cáritas, bien podemos ?y debemos? saldar la deuda de Cáritas en esta obra ?en torno a cien mil euros? y eso es lo que pido a mis diocesanos en la colecta especial que, con este fin, se establece para el próximo 4 de enero. El objetivo queda bien definido: saldar la deuda de Cáritas por la Residencia de Ntra. Señora de las Nieves, en torno a los 100.000 euros. El cauce es claro: las colectas del próximo 4 de enero. La cooperación de todos, imprescindible.

No me resigno... Y porque sé de la generosidad de mis diocesanos, especialmente con los pobres, pido ayuda, y repito que quizá debiera decir justicia, pero, al menos, pido caridad. Es un SOS urgente, que es mi verdadera felicitación de Navidad este año. Para que sea feliz nuestra Navidad con la Navidad de los acogidos en la casa de Ntra. Señora de las Nieves, en La Piterita, y con la Navidad de Ntro. Señor Jesucristo. Que es, en el fondo, quien nos pide sitio... ¿No lo acogeremos? ¿Lo despediremos sin nada? ¿No encontrará tampoco hoy sitio en nuestra posada?

* Obispo de Tenerife