Canarias

Interior debe pagar 150.000 euros por el intento de asesinato de Antonio Cubillo

La Audiencia Nacional ha hecho pública una sentencia que da la razón al ex líder del movimiento independentista MPAIAC, que solicitó en 2001 una indemnización por el atentado perpetrado en 1978 por los servicios policiales, cuando se refugiaba en Argel. El Estado había rechazado su reclamación.
EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
22/oct/03 16:37 PM
Edición impresa

La Audiencia Nacional ha hecho pública una sentencia por la cual da la razón a Antonio León Cubillo para percibir una indemnización de 150.253 euros por el intento de asesinato que sufrió en 1978 en Argel como líder del movimiento independentista canario MPAIAC.

De esta forma, la Audiencia Nacional anula una resolución que el Ministerio del Interior emitió el 3 de agosto de 2001 para rechazar la solicitud presentada por Antonio Cubillo al amparo de la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo, según se indica en la sentencia, a la que ha tenido acceso EL DÍA .

Esta decisión se produce después de que la Audiencia Nacional condenase en 1990 a José Luis Espinosa Pardo a 20 años de cárcel y a pagar una indemnización de 25 millones de pesetas como autor del intento de asesinato que Antonio Cubillo sufrió en 1978 en Argel.

En aquella sentencia, la sección segunda de lo penal de la Audiencia Nacional consideró probado que unas personas no identificadas, "pero sí pertenecientes a los servicios policiales", decidieron "descabezar" a la organización independentista MPAIAC haciendo desaparecer a su líder, Antonio Cubillo, refugiado en Argel.

Según aquella sentencia, esas personas "no determinadas" encargaron el asesinato de Cubillo a José Luis Espinosa Pardo, quien "había sido y hecho casi todo: carpintero, espía, miembro del Partido Comunista de España marxista leninista, militante cualificado del Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico y secretario general de la UGT de Murcia".

José Luis Espinosa, quien "no disponía de potencial intelectual superior a lo discreto o normal y su formación cultural era escasa", aceptó "sin titubeos" organizar el atentado contra Cubillo, a quien conocía "porque se había ofrecido para ayudar al movimiento que lideraba, adquiriendo un barco que pudiera sacar de Canarias a muchos miembros del grupo que se ocultaban de la Policía".

También según la sentencia de 1990, Espinosa buscó a un individuo que materializara la acción, y esa persona fue Juan Antonio Alfonso González, a quien le dijo que Cubillo "era de la CIA y que su muerte favorecía a los intereses españoles".

El 5 de abril de 1978, Juan Antonio Alfonso González esperó en el portal del domicilio de Cubillo en Argel y, cuando éste pulsaba el botón de llamada del ascensor, "Juan Antonio le asestó dos puñaladas en el vientre y una en la espalda".

Cubillo salvó la vida pero las heridas le afectan a los planos sensitivos y motor de las piernas, padece problemas respiratorios, intestinales y de vesícula, entre otros trastornos, según se agrega en la sentencia.

Ahora, la sala de lo contencioso administrativo de la Audiencia Nacional da la razón a Antonio Cubillo para que reciba una indemnización del Ministerio del Interior por importe de 150.253,03 euros, a los que debe sumarse la correspondiente actualización.

La Audiencia Nacional se remite a pronunciamientos anteriores, como una sentencia del 27 de marzo de 2002, para dar por válida la reclamación de Cubillo, puesto que, a su entender, "para ser calificado como terrorista no es preciso, como en el resto de previsiones típicas, pertenecer o estar integrado en una banda armada, organización o grupo terrorista, sino que es suficiente someter determinadas acciones delictivas con miras no sólo a subvertir el orden constitucional, sino también a alterar gravemente la paz pública", lo cual equivaldría a la seguridad ciudadana.