Gente

Sólo el ADN puede poner fin a la eterna discusión rioplatense sobre Gardel


EFE, Buenos Aires
29/sep/03 20:27 PM
Edición impresa

El Congreso Internacional "¿Quién es Carlos Gardel?" concluyó que 68 años después de muerto "El Mago" canta cada día mejor y también que las zonas oscuras de su biografía sólo podrán aclararse de-finitivamente con análisis genéticos.

"Todos estamos de acuerdo en que fue el artista más popular de todas las épocas", dijo el presidente del Congreso, Enrique Espina Rawson, poco antes de que fuese ayer clausurado con un homenaje a Gardel en la casa museo instalada en su "Buenos Aires querido".

A la pregunta de si es más popular que los Beatles, Espina respondió que "habrá que esperar 60 años" para ver si la banda de Liverpool tiene la trascendencia que sigue teniendo Gardel, además de evaluar si su fama hubiera sido la misma con los sistemas de grabación y las comunicaciones de la época del "zorzal criollo".

La unanimidad que reinó a la ho-ra de valorar artísticamente a Gardel durante el Congreso iniciado el pasado lunes contrastó con la di-visión que se apreció cuando se tra-tó el asunto de dónde nació el ma-yor cantor de tangos de la historia.

Los delegados uruguayos, que defendieron que Gardel nació en Tacuarembó, una ciudad del centro de Uruguay, frente a la historia oficial que sitúa su cuna en Toulouse (Francia), no se quedaron a la clausura del Congreso, lo que obligó a la organización, el Centro de Estudios Gardelianos, a mo-dificar el programa.

Sí estuvieron presentes, sin em-bargo, cuando el inspector retirado argentino Raúl Osvaldo Torre, re-conocido especialista en análisis de documentos y otras tareas de policía científica, presentó el sábado dos pruebas que avalan la teoría oficial.

Tras aclarar que el asunto sólo le interesa por razones profesionales y que no toma partido en la polémica, Torre, acompañado de Juan José Fenoglio, jefe de la Policía Científica de la provincia de Buenos Aires, hizo un análisis del testamento del cantante que, a su juicio, no deja dudas sobre la veracidad del mismo y sobre que no hubo cambios ni agregados.

Precisamente, quienes defienden que Gardel nació en Tacuarembó afirman que el testamento fue mo-dificado después de la muerte de Gardel en 1935, en un accidente aéreo en Colombia, para que figurase como hijo de la francesa Berta Gardes y ésta y su representante pudieran heredar su fortuna, ya que el cantor no tuvo hijos.

Berta Gardes fue también la protagonista de la otra prueba presen- tada por Torre, realizada mediante un sistema alemán que se utilizó, entre otros casos, para determinar muchos años después de que huye-ra de Alemania que un hombre fo-tografiado en Brasil era el médico nazi Josef Mengele.

El estudio comparativo fotográ- fico realizado a los rostros de Gardel y Berta Gardes muestra, según Torre, que existe "una gran simetría", lo que significa que hay grandes probabilidades de que estuvieran unidos por lazos de sangre.

Según la tesis uruguaya, Gardes no era la madre biológica de Gardel sino quien lo crió por encargo de sus verdaderos padres, dos uruguayos que lo concibieron como resultado de relaciones adúlteras.