Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno británico respalda el acuerdo del 'brexit' leer

El escritor Gustavo Socorro presentó sus libros en Madrid

La Casa de Canarias en la citada ciudad acogió el acto en el que el escritor isleño dio a conocer sus dos trabajos de investigación titulados "El Corredera, un fugitivo de leyenda" y "El Rubio, caso cerrado".
CORRESPONSAL, Madrid
19/abr/03 20:14 PM
Edición impresa

El escritor isleño Gustavo Socorro presentó recientemente dos de sus libros, "El Corredera, aquel fugitivo de leyenda" y "El Rubio, caso cerrado", acto que se celebró en la Casa de Canarias en Madrid con la participación de la periodista Mercedes Milá y el senador canario Jerónimo Saavedra.

Jerónimo Saavedra, que abrió el acto de presentación de ambos títulos , elogió la capacidad narrativa del autor y comentó que los dos libros, "El corredera, un fugitivo de leyenda" y "El rubio, caso cerrado", llevan al lector canario, "a revivir su memoria colectiva", lo cual no dejaba de causarle asombro.

También se refirió a la manera en que había entablado contacto con Gustavo Socorro, cuando, allá por el año 1999, el autor de "El Corredera, aquel fugitivo de leyenda" se presentó en su despacho pidiéndole que escribiese el prólogo del libro.

Desde entonces, la historia de Juan García Suárez, más conocido como el "Corredera", le dejó fascinado. "Me había hecho revivir capítulos de la adolescencia. Fue un obrero comprometido con las fuerzas de izquierda que sufrió, en las primeras décadas de la dictadura, la persecución de la falange española sobre él mismo y miembros de su familia. Esto lo convirtieron en una figura mítica, en un líder obrero que lucha contra el régimen político del momento".

Saavedra comentó, que en su momento, se hizo tan famoso este personaje, que hasta a una de las guaguas interurbanas inauguradas en aquel entonces en Gran Canaria, le pusieron su nombre.

Mercedes Milá, aclaró que "estoy aquí porque cuando tenía un programa, que se llamaba el Martes que viene, se hacían entrevistas a gente conocida y no conocida, y el hecho de que hubiese un chico canario que con quince años hiciese un trabajo de investigación nos pareció bastante curioso".

"Él no se limita a la verdad oficial", explicó, sino que, después del trabajo de investigación, "tuvo problemas para publicar la obra. Las editoriales le dijeron que facilitar excesivos datos era peligroso".

Por su parte, Gustavo Socorro, confesó que para fue él mismo quien se encargó de la impresión, distribución y promoción de su libro.