Santa Cruz de Tenerife

Los Quince buscarán en Barcelona más reformas para competir mejor con EE.UU

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y sus ministros de Economía y Exteriores intentarán entre hoy y mañana tejer un amplio compromiso de medidas de liberalización ante la mirada de sus homólogos de los 13 países candidatos a integrarse en la gran familia europea.

EFE, Barcelona
15/mar/02 21:54 PM
Edición impresa

Los Quince debatirán desde hoy en Barcelona un ambicioso plan de reformas económicas y sociales con el objetivo de convertir a la UE en un referente competitivo frente a EE.UU, aunque para ello deberá salvar no pocos escollos entre sus socios, principalmente en el campo energético.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y sus ministros de Economía y Exteriores intentarán entre hoy y mañana tejer un amplio compromiso de medidas de liberalización ante la mirada de sus homólogos de los 13 países candidatos a integrarse en la gran familia europea y que han sido invitados a la cita barcelonesa.

La desregulación de los mercados energéticos, la integración del mercado financiero, la introducción de nuevas reformas en el mercado laboral con vistas al pleno empleo en el 2010, una postura común de la UE en las ayudas al desarrollo, la modernización educativa o la creación de un "cielo único" europeo serán algunos de los retos básicos de la cita barcelonesa.

De este modo, y bajo la presidencia española, los Quince intentarán dar un salto cualitativo en el plan de reformas desplegado en la Cumbre de Lisboa del año 2000, aunque para ello los socios deberán salvar diferencias de calado en asuntos como la apertura de los mercados del gas y la electricidad.

Reticencias de Francia

Las reticencias de Francia a acelerar el calendario de liberalización eléctrica hacia el consumidor doméstico, que ya propiciaron el "fracaso" de la Cumbre de Estocolmo de 2001, volverán a poner en jaque la posibilidad de un compromiso en este terreno, en el que uno de los principales valedores es España.

Además, tanto desde Bruselas como desde Madrid se da por descontado el efecto de las elecciones francesas de esta primavera, que puede cerrar todavía más las posiciones del ejecutivo galo.

El mapa europeo más probable que los analistas dibujan para la Cumbre de Barcelona viene diseñado, por un lado, por un eje franco-alemán, adalid de la "responsabilidad social" en palabras del canciller Schroeder, y por otro con España, Reino Unido e Italia como abanderados de la liberalización, apoyados por el presidente de la Comisión, Romano Prodi.

También se prevé que los países nórdicos apoyen en las cuestiones sociales a Alemania y Francia, aunque recordarán a ésta última sus obligaciones de plegarse a la apertura del mercado eléctrico y abrir a la competencia la empresa pública Electricité de France.