La profesión en el campo de la Arquitectura y la Edificación goza de gran movilidad ya que el lenguaje con el que se expresa es muy similar en cualquier parte del mundo. Además, la tradición docente española es especialmente valorada por las altas competencias artísticas y técnicas adquiridas por sus estudiantes. Son estudios generalistas y muy versátiles con múltiples campos de trabajo y capacidad para adaptarse.

La Escuela Técnica Superior de Arquitectura y Edificación (ETSAE) de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), con tan solo una década de historia, cuenta con unos 900 alumnos, cerca de 100 profesores de 16 departamentos, es la sede de siete grupos de investigación, tiene modernos laboratorios, aulas de informática y programas avanzados de diseño por ordenador, cálculo, simulación de terremotos, GIS (Geographical Information System), ó BIM (Building Information Modeling) por citar tan solo algunos. Hace unos meses, se falló el concurso que permitirá construir la nueva sede de la ETSAE. Todos los finalistas fueron despachos de primer nivel nacional, circunstancia que a buen seguro dará lugar a un edificio de la máxima importancia tanto a escala nacional como internacional.

El Grado en Ingeniería de Edificación habilita para ejercer la profesión regulada de Arquitectura Técnica, por lo que permite ejercer, entre otras tareas, la dirección facultativa de obras de la edificación y su control económico y de calidad, coordinar la seguridad y salud laboral en obras de edificación, dirigir y gestionar el uso, conservación y mantenimiento de edificios, realizar tasaciones, peritaciones, inspecciones, mediciones y analizar patologías, asesorar técnicamente en los procesos de fabricación de materiales, gestionar el tratamiento de los residuos de demolición de la construcción y las nuevas tecnologías edificatorias, así como realizar análisis, evaluaciones y certificaciones de eficiencia energética y sostenibilidad de edificios. Además, en la Politécnica de Cartagena las prácticas son obligatorias, con lo cual todos los alumnos se ponen en contacto con la empresa antes de su graduación.

Adaptados a Bolonia 2

Por otra parte, los estudios de arquitectura acaban de completar su adaptación a Bolonia 2, con un Programa Académico (Grado en Fundamentos de Arquitectura + Máster de Arquitectura), que permite a los estudiantes ejercer la profesión en la UE y en el espacio económico europeo. A esto se une la posibilidad de especializarse con el máster en Patrimonio Arquitectónico y el máster en Tecnología de Edificación, ambos de un año de duración, donde los alumnos realizan también prácticas avanzadas en empresa. En el caso del máster en Patrimonio, éste incluye enseñanzas acerca de historia de la arquitectura y la construcción, documentación y representación del patrimonio, las técnicas de construcción tradicionales, la teoría y gestión del patrimonio y las técnicas de conservación del patrimonio y de revitalización de conjuntos históricos.

Por otro lado, los alumnos de la escuela tienen un perfil muy vocacional, se dedican a lo que aman, la Arquitectura y la Edificación, y gozan de un extenso programa cultural y de cursos que les permiten complementar su formación, con la posibilidad de compartir su pasión realizando parte de sus estudios en una de las 39 universidades de los 16 países con los cuales se tienen acuerdos ERASMUS, a lo que se une la movilidad nacional que permite a los alumnos realizar un semestre de su formación en otra escuela española. El interés por la ETSAE se constata en el gran número de alumnos que recibe tanto de países del entorno europeo como de otros tan lejanos como México, Argentina o incluso la India.

En definitiva, cuando hablamos de la ETSAE lo hacemos de una escuela de calidad, dinámica, emplazada en una ciudad histórica, con un rico patrimonio arquitectónico y gran proyección nacional e internacional. Una escuela en la que se imparten las titulaciones más vinculadas a la Arquitectura y a la Edificación unidas a la potencia de estar integradas en una Universidad Politécnica, con bibliografía, laboratorios, programas informáticos y, en especial, un profesorado altamente cualificado.