Saltar siete veces una hoguera para lograr fortuna, quemar las malas experiencias y compartir un baño de purificación en las bravas aguas del norte de Tenerife. Con una alerta por incendios forestales que ha obligado a limitar las hogueras de toda la isla, Playa Jardín, en Puerto de la Cruz, se ha convertido en el reducto que mantiene viva la tradicional celebración de la noche de San Juan en Tenerife. Miles de personas llegados desde distintos puntos de la isla han invadido las negras arenas de la playa portuense para recibir el verano, celebrar el anuncio del nacimiento de Jesús o simplemente pasar una noche mágica a la luz del fuego de los deseos.