Como quien encuentra en la costa una botella con un mensaje. Así de sorprendidos se quedaron los desarrolladores de UBISOFT cuando, documentándose e investigando para la creación de la cuarta entrega de Assassin’s Creed descubrieron la historia de Amaro Pargo. Un corsario español tan interesante como desconocido por el gran público.