En su cuarto y con un videojuego. Alex está trabajando. Es uno de los pocos españoles 'youtuber' de éxito.Quienes le siguen no solo ven sus vídeos, también los anuncios que los preceden y por eso Youtube firma con ellos un contrato confidencial por el que les paga una cantidad por cada 1.000 visitas.