Las llamas han devorado la sede del Sindicato de Inquilinas de Tenerife.