"Todo fue muy rápido, me arrodillé, empujé dos veces y a la tercera nació la niña", que no esperó a llegar al hospital, apunta la madre, Ana María Londoño, tras el alumbramiento en una farmacia del barrio de Escaleritas, en Las Palmas de Gran Canaria.