Tomás Gimeno no fue elegido como piloto para representar a las islas en su pasión por el karting. Escuchándolo su amor propio quedó más que claro. Eran otros tiempos pero para los investigadores el perfil de Tomás Gimeno queda perfectamente retratado. Orgulloso de sí mismo y competitivo.