Hay tramos que huelen a gasolina. La TF-523 vía situada en el término municipal de Arafo, aguarda a la que será la XVI edición de su Subida después del aplazamiento en 2020 por la pandemia de la Covid-19. Entretanto, las temeridades siguen apoderándose de una carretera que no es segura ni siquiera para los vecinos del pueblo sureño. Exceso de velocidad, trazadas en las que se invade el carril contrario y un sinfín de temeridades ponen en riesgo a los usuarios.