Nueve vigilantes de seguridad redujeron con violencia este miércoles por la noche a un joven marroquí de 19 años que se había colado en una estación de metro de Barcelona. Una pasajera grabó la escena con su móvil entre gritos a los vigilantes para que cesaran su actitud. Renfe ha pedido a las dos empresas de seguridad subcontratadas que aparten del servicio a los nueve vigilantes y ha abierto un expediente.