La AEMET demuestra, en un nuevo informe del Observatorio de la Sostenibilidad, que la temperatura media en España en los últimos cincuenta años ha aumentado 1,6ºC, el doble que en el resto del mundo. Un incremento que varía según las provincias, con especial incidencia en núcleos urbanos del este y el interior del país.