Autoridades públicas, políticas, los bomberos de Málaga, vecinos y familiares han arropado a los padres del pequeño