El Ministerio de Sanidad considera esta pseudociencia “un riesgo para la salud” porque puede alejar a los pacientes de tratamientos realmente eficaces.