Cándido, que no dudó en bajarse y ayudar a los heridos, está afectado por lo vivido