Se reactiva la búsqueda de María Piedad García, de la que no se sabe nada desde el año 2010. El juez que lleva el caso ha ordenado inspeccionar el almacén del supermercado madrileño en el que trabajaba la mujer y en el que su expareja realizaba labores de mantenimiento. El hombre estuvo en el establecimiento la misma noche de la desaparición y cambió varias baldosas del suelo.