En torno a unas cuatro mil personas se quitan la vida al año en nuestro país