Asombrados, los conductores pudieron esquivar al animal, que no se mostró violento