Vigo y Kumba no volverán a ver un látigo, ni un domador, ni una carpa de circo. Se olvidarán del remolque en el que han vivido los cuatros años de su vida. Su dueño ha dado un paso que los animalistas consideran histórico: donarlos a un centro de recuperación y comprometerse a no utilizar animales nunca más.