La dificultad para pronunciarlos no evita que se expandan, aunque todavía queda más de uno que desconoce estos términos procedentes del inglés