Cassandra Vera sostiene que no hubo intención de humillar a las víctimas.