Los huesos, encontrados en octubre de 2016 en un paraje entre invernaderos de El Ejido (Almería), corresponden a una mujer de nacionalidad marroquí que desapareció en 2011.