La Fundación Española del Corazón forma a personas que han sufrido un infarto para ayudar a otros infartados