Tras la llamada de una vecina, la Guardia Civil se personó en una vivienda de Ponteareas (Pontevedra). En su interior estaba Javier Fernández, batería de la banda 'Los Piratas', con su mujer y su hijo. Javier estaba sufriendo, presuntamente, un brote psicótico. Cuando vio a los agentes se puso más nervioso, salió de la cocina con tenedores y cuchillos e hirió a un guardia civil. Ante este hecho, su compañero sacó la pistola y disparó. Una noche trágica en la que Javier Fernández perdió la vida y que ahora toca recordar. La titular del juzgado número 2 de Ponteareas ha decretado la apertura de juicio oral contra el agente. La familia del fallecido pide para él 4 años de cárcel y 6 de inhabilitación. Mientras, la Fiscalía solicita que se archive la causa porque considera que actuó en defensa propia.