Tras la ratificación de la sentencia por parte del Tribunal Suprema había una orden de búsqueda por riesgo de fuga