El rastro de Diana Quer se pierde el 22 de agosto, en plenas fiestas de A Pobra do Caramiñal. La joven intercambia con sus amigos notas de voz que suenan a una noche distendida y de total normalidad. En torno a las 2:40, Diana se despide y emprende, sola, el camino a casa... Su último movimiento confirmado es que durante el trayecto, envía un whatsapp a un amigo, asegurando que alguien la estaba intimidando. Según la investigación, a esa hora, las 2:40, la localización de su teléfono la sitúa en A Pobra, y 13 minutos más tarde, en Taragoña, a 20 km, una distancia que sólo pudo recorrer en coche, sin pasar por casa y acompañada, porque Diana no conduce.