Después de una noche con molestias, la mujer de 37 años decidió acudir a su médico. Pero no llegó. Se puso de parto en una gasolinera. Ni ella misma se lo esperaba.