Fuera de control, unas 2.000 hectáreas arrasadas y lo peor, la vida de un operario. Es lo que, de momento, se ha llevado por delante el incendio que arrasa la isla canaria de La Palma.