Un verano atípico para el rey Felipe VI por la situación política del país