La localidad segoviana de Sepúlveda despide al diestro entre lágrimas de emoción