Los toros de la ganadería gaditana de Cebada Gago han protagonizado un peligrosísimo segundo encierro de Sanfermines con la manada disgregada prácticamente desde el inicio de la carrera y con toros sueltos, generando al menos cinco heridos por asta, según el primer balance sanitario. El encierro ha sido muy largo, 5 minutos y 46 segundos, con escenas de pánico en algunos momentos en Mercaderes, Estafeta y la bajada al callejón.