Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca encabezan la lista de los ayuntamientos más sancionadores.