Los sindicatos denuncian que no se ha modificado el protocolo de actuación para casos de violencia