Con sólo 39 años llegó a la cúspide del poder financiero. Presidente de Banesto, Mario Conde se convirtió en el símbolo del éxito empresarial. Siempre presumió de su relación con la monarquía. Fueron sus años dorados hasta que en 1993 el Banco de España interviene la entidad y descubre un agujero de 2.700 mill de euros. Solo un año después empieza en los tribunales el caso Banesto que llevó a Mario Conde de plató en plató y de juicio en juicio. Entró y salió de prisión varias veces. Finalmente acusado de apropiación indebida y estafa fue condenado a 20 años de prisión. Todavía le quedó tiempo para presentarse a las elecciones del 2000 por el cds en un intento, para algunos, de eludir al cárcel. Su nombre aparece también en la lista de morosos que Hacienda publica en 2012 con una deuda de casi 10 millones de euros.