Anoche en Vitoria sonaron las campanas contra la violencia de género, sin conocerse todavía que el bebé de año y medio que se debatía entre la vida y la muerte perdía la batalla a última hora de la tarde y pasaba a engrosar la lista de víctimas mortales.