La frialdad con la que Montserrat González contó en la sesión de ayer cómo asesinó a Isabel Carrasco, presidenta popular de la Diputación de León, y sus sucesivos intentos de exculpar a su hija ha llevado a los expertos a concluir que el comportamiento de la madre de Triana Martínez es psicopático.