Aún no hemos terminado enero y muchos ya hemos echado por tierra esa larga lista de propósitos para 2016. Y encima hace frío. Y no hemos cobrado.