Entre limitaciones de velocidad y restricciones de aparcamiento en el centro de las ciudades. Los efectos nocivos de la contaminación en nuestra salud pasan completamente desapercibidos. El dióxido de nitrógeno emitido por los coches tiene efectos evidentes a corto plazo y efectos más "silenciosos" a largo plazo, porque van más allá del aparato respiratorio. Tanto es así que el Centro de Epidemiología Ambiental demuestra que el desarrollo cognitivo de los menores en escuelas más céntricas, es más lento que el de los que viven en la periferia.