Ha sido el sueño del hombre durante décadas. El deseo inalcanzable de muchos. Sentir el suelo despegarse de los pies. Flotar. Convertirse por un día en astronauta. “Todo el mundo ha pensado cómo se estaría allí” indica una mujer en Sevilla.